Regresar a todos los artículos
Consejos de marketing

Las mejores estrategias de precios para vender en Black Friday y Navidad

Por el 21 de agosto de 2019 Tiempo de lectura: 9 minutos

Una de las primeras preguntas que suelen surgir a la hora de abrir tu negocio online es la de cómo poner precio a tus productos.

Probablemente, tu primera intención sea poner un precio más bajo que el de la competencia. Si tus productos tienen un precio más bajo que el de tus competidores, los clientes te elegirán a ti antes que a ellos. Tiene sentido, ¿no? 

Y sí, esta norma es cierta… siempre y cuando vendas un producto genérico y sin valor añadido.

Por ejemplo, si quisieras vender una camiseta blanca sin más sabiendo que tus clientes estarán buscando también una camiseta blanca simple, sin preocuparse demasiado por su calidad o estilo, podrías permitirte vender a un precio muy bajo (¡Ojo! Siempre por encima del coste de producción).

Pero si lo que quieres es vender un producto único, ¿no crees que esa exclusividad debería reflejarse en el precio? Al fin y al cabo, has puesto un esfuerzo extra en el diseño y en el marketing de tu producto que deberías poder ver reflejados en tus ingresos.

En este artículo queremos ayudarte a poner el precio justo a tus productos. Tanto si acabas de abrir tu tienda como si quieres aplicar alguna estrategia de fijación de precios con la que vender aún más durante el Black Friday y Navidad, ¡sigue leyendo! Seguro que aquí encontrarás algún consejo que pueda ayudarte a tomar la decisión correcta.


La reacción de tus clientes cuando apliques lo aprendido en este post.

Pricing para principiantes: cómo poner precios en tu tienda

A la hora de dar precio a tus productos por primera vez, hay varios factores que debes tener en cuenta si quieres tomar la decisión correcta. Vamos a explicártelos brevemente dividiéndolos en dos grupos:

Factores internos a tener en cuenta en tus precios

Son las razones relacionadas con tu marca y tu negocio que tienes que tener en cuenta a la hora de establecer tus precios. Estos son factores que puedes decidir y controlar tú mismo, por lo que tienes pleno control sobre cómo afectarán a tus precios. Estos factores incluyen: 

  • La calidad de tu producto, tanto real como percibida. Aquí es muy importante que seas honesto contigo mismo y te preguntes si la calidad de tu producto (o al menos el valor que tu cliente le va a dar) concuerdan con el precio por el que planeas venderlo. Recuerda: a largo plazo es mejor ir a por un producto de gran calidad aunque el margen de beneficio para ti sea menor. Tus clientes se enamorarán de la durabilidad de tus productos y ¡volverán seguro!
  • Costes de producción. Puede parecer lógico, pero es importante vender por encima del coste producción. Con tus precios deberías tratar de cubrir los costes de producción de tus productos además de otros costes derivados, como tus esfuerzos en publicidad, los honorarios de tus diseñadores si es que has contado con ellos…
  • La imagen que hayas creado mediante tu publicidad y tus esfuerzos de marketing. Si lo haces bien, esta parte puede incrementar muchísimo tu margen de beneficio. Presenta tu producto ante tu nicho como algo único, exclusivo, de mejor calidad que la competencia… Y lo tendrás todo hecho.
  • Otros servicios que ofrezcas. ¿Tu producto incluye tu servicio de atención al cliente? ¿Algún regalo con cada pedido? ¿El envío? Esta parte no debería doblar el precio de tu producto, pero sí puede incrementarlo ligeramente.
  • Exclusividad. ¿Vendes un producto que verdaderamente nadie más tiene y que la competencia no podría replicar? ¡Refléjalo en tus precios y aplica alguna estrategia de ventas especial para estos productos!

Factores externos a tener en cuenta en tus precios

Son factores externos a tu negocio que no podrás controlar y que debes tener muy en cuenta si quieres que tu producto se venda bien. Estos incluyen:

  • La elasticidad de tu precio. Se dice que un precio es elástico cuando un pequeño cambio en el mismo no afecta a la demanda del producto. En cambio, es inelástico si una ligera variación en el precio b afectar negativamente a la demanda. Por ejemplo, los precios de los productos básicos como el pan o las medicinas pueden variar sin afectar a la demanda, dada su necesidad. Sin embargo, la demanda de productos no tan esenciales depende enormemente de su precio.
  • El nicho al que te diriges. ¿Cuál es su poder adquisitivo? ¿Se podrán permitir tu producto o esperarán un precio más bajo?
  • La existencia de competidores y sus precios. ¿Tus competidores venden productos similares? A no ser que tu producto vaya a revolucionar una industria entera, mira en qué rango de precios se mueven otras empresas y trata de situarte en esa zona.
  • La temporalidad. ¿Es el mejor momento del año para vender tu producto? ¿Hay alguna fecha aproximándose en la que deberías considerar modificar los precios de tus productos? No querrías ser la única tienda que en Black Friday no rebajara sus precios, ¿no crees? Mantente siempre atento al calendario, porque los precios no son algo inamovible y tendrás que jugar con ellos a lo largo del año.

Ampliaremos más sobre este último punto en los siguientes apartados del blog. ¡Sigue leyendo!

Ahora que ya conoces los factores a tener en cuenta al poner un precio inicial a tus productos, ¡toca jugar con ellos! Trata de no quedarte corto para no perderte los beneficios que te mereces, pero tampoco pongas un precio demasiado alto que pueda costarte ventas. 

No hay una fórmula exacta para ayudarte con esta parte, así que dedícale tiempo, prueba con varios precios y descubre qué cifra funciona para tu negocio.

¿Quieres algunas estrategias de precios que puedes aplicar desde el momento en el que abres tu tienda o incluyes un nuevo producto? ¡Te dejamos nuestras 3 favoritas!

  1. Crea productos similares y dales diferentes precios. Por ejemplo, puedes ofrecer tres camisetas con diferentes diseños y cobrar un precio diferente por cada una de ellas (siempre dentro de un rango y teniendo en cuenta todos los puntos que te hemos dado antes). Normalmente escogerán el producto con un precio intermedio, pero quién sabe, puede que incluso tus clientes estén dispuestos a pagar tus precios más altos porque les encanten tus diseños.
  2. Prueba una estrategia clásica de penetración de mercado. Pon un precio más bajo al principio (¡pero que cubra costes!) y, una vez alcances un volumen de venta lo suficientemente bueno, empieza a subir tus precios poco a poco. Así habrás accedido a tu mercado y podrás obtener las ganancias que deseas.
  3. Si ya tienes una tienda pero acabas de introducir un producto nuevo, ponle un precio más alto a tu última adición. Así podrás aprovechar el tirón de los primeros días para obtener mayores beneficios (y cubrir los costes de diseño de tu nuevo producto). Después, reduce su precio hasta situarlo en tus rangos habituales. Esta práctica se conoce como la estrategia de descremado de precios.

Qué hacer con tus precios a lo largo del tiempo

Ya has puesto el precio inicial a tus productos y has conseguido tus primeras ventas. ¿Y ahora qué?

Sabemos que puede parecer tentador asignar un número a tu producto y proceder a tachar el tema de los precios de tu lista de responsabilidades, pero no vamos a dejar que te duermas en los laureles.

Recuerda esto: es muy importante revisar constantemente tus precios, ya que las condiciones del mercado cambian muy rápido y muy habitualmente. 

Pero que no cunda el pánico: todo tiene una lógica. Y, en materia de precios, seguir de cerca el ciclo de vida de tus productos te ahorrará muchos quebraderos de cabeza.

El ciclo de vida del producto

SI has leído hasta aquí, ya habrás notado en alguno de los puntos anteriores que el precio de tu producto no puede ser siempre el mismo.

Todo producto tiene un ciclo de vida que pasa por cuatro etapas desde que se pone a la venta hasta que sale del mercado. Estas son:

  • Introducción: cuando el producto es puesto a la venta y empieza a venderse.
  • Crecimiento: el producto se da a conocer y las ventas aumentan.
  • Madurez: el producto ya es conocido, se vende bien pero no es ninguna novedad.
  • Declive: deja de estar de moda y las ventas empiezan a caer.

El ciclo de vida del producto. El gráfico presenta las ventas de un producto a lo largo del tiempo.

Es importante tener este ciclo en mente no solo para saber cuándo toca renovar catálogo o qué productos promocionar, sin para saber qué hacer con el precio de un producto según este va envejeciendo.

Ya te hemos contado lo que puedes hacer en la fase de introducción de un producto: poner un precio más alto para aprovechar el tirón de las ventas. En esta fase no buscas todavía un gran número de ventas, sino introducir tu producto en el mercado. Utiliza tus ganancias extra para promocionar tu producto al máximo (mediante la publicidad en Facebook, campañas en redes sociales… descubre dónde está tu nicho y plántate ahí).

¿Te preocupa cómo conseguir tus primeras ventas en esta fase? En este vídeo te damos algunos trucos más con los que llegar a tus primeros clientes:

En la fase de crecimiento las ventas empezarían a crecer. Lo recomendable en esta parte es continuar con tus esfuerzos en la promoción de tu producto, además de ofrecer algún descuento para incentivar sus ventas: un descuento con código, envío gratis en pedidos que incluyan cierto producto…

Una vez tu producto llega a la fase de madurez, los compradores empezarán a perder el interés en él y empezarán a demandar productos más nuevos. Será el momento de dejar de invertir en su publicidad, rebajar su precio y empezar a centrarse en la promoción de otros productos.

En la fase de declive las ventas empezarán a caer. Aquí, tendrás dos opciones: o bien reinventar el producto y empezar el ciclo desde cero con su nueva versión (esta es la estrategia de Apple con sus iPhones), o marcar tu producto existente como parte de tu “outlet” y venderlo a un precio bajo.


Una gran ventaja de la impresión bajo demanda es que no tienes que preocuparte por el excedente de stock una vez llegas al declive, ya que cada producto se imprime con cada pedido. ¡Pero esto no significa que puedas utilizar tus productos más antiguos para impulsar las ventas de las últimas adiciones a tu catálogo!

Poner un precio más bajo a tus productos más antiguos tendrá varios efectos positivos en tu tienda:

  • Podrás tener una sección permanentemente rebajada, lo que atraerá a todos aquellos compradores en busca de los mejores chollos y ofertas.
  • Si ofreces envío gratis a partir de una cierta cantidad, estarás animando a los compradores de tu outlet a añadir algún otro producto a su carrito para así llegar al mínimo y poder ahorrarse otros costes.
  • Podrás marcar tus productos antiguos como “últimas unidades” para incentivar sus ventas. ¡Y puede que las ventas de estos productos traiga consigo la de algún otro producto nuevo de paso!

¡Pero ojo! No dejes que los productos rebajados se conviertan en la sección principal de tu web. Retira los productos cuyas ventas hayan desaparecido o que se vendan realmente poco. Te interesa vender tus productos nuevos y utilizar los antiguos como aliciente, no al revés.

Estrategias de pricing para temporadas de ventas: Black Friday y Navidad

Ahora que se aproximan fechas tan importantes para el comercio electrónico como el Black Friday, Cyber Monday, Navidad y Reyes, es importante que vayas preparando tu tienda para aprovechar el tirón de estas campañas.

Durante los meses previos a la temporada de ventas (septiembre, octubre y primera mitad de noviembre) tendrás que empezar a aplicar algunas estrategias de precios para que, a finales de noviembre y diciembre, tus clientes vean tu catálogo y piensen “¡Menuda ganga!”.

Es bien sabido ya que en las semanas previas al Black Friday las ventas online tienden a caer, ya que los compradores prefieren esperar a los descuentos que se van a encontrar a finales de noviembre ¡y tú puedes aprovecharte de esta tendencia!

Estrategias de precios para vender más durante el Black Friday y Cyber Monday

En estos días, como te decíamos antes, tendrás que aplicar un descuento sí o sí. Si los compradores visitan tu tienda en este día y ven que no ofreces ningún tipo de ganga, lo más probable es que la abandonen rápidamente.

Pero tranquilo, porque ofrecer descuentos en Black Friday o Cyber Monday no tiene por qué implicar pérdidas. Te explicamos qué hacen los vendedores profesionales para ofrecer grandes descuentos sin perder ni un céntimo:

  • Ya que las ventas tienden a caer ligeramente durante los meses previos a la temporada de compras, los vendedores aprovechan para subir paulatinamente los precios de sus productos para el Black Friday. Así, cuando llega el gran día, pueden permitirse ofrecer un descuento ¡que en realidad será el precio original del producto! Para ponerte un ejemplo, pongamos que en septiembre vendes una camiseta a 22€. En preparación para el Black Friday, subes su precio a 29€ en octubre. Y, el 29 de noviembre, ofreces esa camiseta con 7€ de descuento y la vendes como oferta de Black Friday a 22€ de nuevo. ¡Sencillo y muy eficaz!
  • En estos días, recuerda ofrecer tus descuentos en euros, pesos o la divisa que quieras, en lugar de indicar porcentajes. Los compradores quieren saber cuánto se están ahorrando sin tener que pararse a calcular el 20%, 30%, 50% de un precio. Pónselo fácil.
  • También, si no quieres tener que calcular descuentos, puedes aumentar ligeramente el precio de tus productos e incluir en el mismo el precio del envío. Así, durante Black Friday y Cyber Monday, podrás ofrecer envío gratuito.

Estrategias de ventas para Navidad

Muy probablemente muchos de tus compradores aprovechen el Buen Fin, Black Friday o Cyber Monday para comprar sus regalos de Navidad y Reyes, aunque siempre hay algún despistado que deja las compras navideñas para el último momento. En este apartado vamos a ver cómo puedes sacar el máximo beneficio a las compras de última hora en tu tienda.

  • Después del descuento aplicado para el Black Friday tocará volver a subir paulatinamente el precio de tus productos. Y, dada la proximidad de la Navidad y la gran demanda de la temporada, el precio pre-Black Friday que vimos en el ejemplo anterior podría funcionar, ya que los clientes ya no buscan descuentos sino el regalo perfecto, sin fijarse demasiado en el precio.
  • Si quieres incentivar aún más las ventas en esta época, puedes ofrecer igualmente envío gratuito en los pedidos realizados antes de tu fecha límite de envío. Así no solo promocionas tus ventas, sino que además te aseguras de que tus clientes reciben sus pedidos a tiempo para Navidad o Reyes.

Publicaremos nuestras fechas límite de envío tan pronto como nuestros socios transportistas nos den las suyas. ¡Mantente atento a nuestras novedades!

  • Recuerda que en esta época la venta de productos temáticos se dispara, así que puedes ofrecer algún producto con un diseño navideño con un precio diferente al de tus productos habituales: puedes darle un precio más alto si quieres venderlo como una “edición limitada”, o uno más bajo si quieres garantizarte sus ventas.
ebook-banner

¡A vender!

¡Ya has visto distintos tipos de estrategias de fijación de precios dependiendo de muchos factores. ¡Toca ponerse manos a la obra! 

Ponte ya mismo a diseñar tus productos si aún estás abriendo tu tienda para asegurarte de que tienes todo listo para noviembre.

Y si ya tienes tu negocio, empieza a preparar tus estrategias de email marketing o de redes sociales para sacar el máximo partido a la temporada alta de compras.

¿Te has quedado con alguna duda o quieres compartir algún truco más con otros lectores? ¡Déjanos un comentario!

Cuando para quieta, a Gemma le gusta escribir, patinar o aprender algún idioma nuevo. Y si hay un perro cerca, seguramente lo encontrará y acariciará.

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a las novedades

Consigue prácticos consejos en tu correo sobre drop shipping

  1. grc software

    Una estrategia de precios bien desarrollada permite a la tienda aumentar las ventas, aumentar las ganancias y aumentar la competitividad. Al desarrollar una estrategia de precios, siempre surge la pregunta de quién en la tienda debe ser responsable de esta área de trabajo. Existe un enfoque cuando la estrategia de fijación de precios está determinada por la administración de la tienda o la administración de la oficina central, si se trata de una red comercial. Sin embargo, cuando la función de desarrollar una estrategia de fijación de precios se concentra en una mano, esto no le permite responder con flexibilidad a los cambios en el entorno externo, especialmente si la oficina central de la red de distribución se encuentra en una ciudad y las oficinas regionales en otras ciudades. El segundo enfoque supone que la tarea de desarrollar una estrategia de fijación de precios para cada categoría de producto recae en el gerente de la categoría, y luego la administración de la tienda desempeña solo una función de coordinación.

Deja un comentario

No publicaremos tu dirección de correo



Regresar a todos los artículos

¿Listo para probar Printful?

Conéctate a una plataforma de comercio electrónico o realiza un pedido

Comienza ya
shares