Regresar a todos los artículos
Guía sobre ecommerce

Cómo montar una tienda online sin inventarios

Por on Agosto 16, 2018 Tiempo de lectura: 9 minutos

Las tiendas virtuales siguen creciendo y, aunque el éxito no está 100% asegurado, cada vez más gente se anima a sumarse a este mercado. Crear una tienda online sin inventarios ni inversión (o con muy poca) es posible y esto hace que sea aún más atractivo para emprendedores que no quieren arriesgar mucho al principio. ¿Es este tu caso? ¡Entonces has venido al lugar adecuado!

En este post, te enseñaremos las claves para ganar dinero en internet mediante venta por dropshipping. Y, sobre todo, te explicaremos paso por paso todo lo que debes hacer para abrirte camino en el mundo del ecommerce con cero inventarios y con poca inversión. No intentaremos venderte humo ni fórmulas milagrosas porque realmente queremos ayudarte. Nada se gana sin esfuerzo y, si de verdad quieres hacerte un hueco, necesitarás trabajar duro para conseguirlo.

Echemos un vistazo a los temas esenciales que trataremos en esta guía sobre cómo crear una tienda online:

  1. Elige qué vas a vender.
  2. Encuentra tu nicho.
  3. Investiga a tus competidores.
  4. Elige a tus proveedores.
  5. Crea tu tienda online.
  6. Promoción, promoción y PROMOCIÓN.

1 ¿Qué quieres vender?

Antes de abrir una tienda virtual, necesitarás saber qué productos quieres vender en ella. Elige un sector y especialízate. De nada sirve intentar abarcar todo el mercado del comercio electrónico cuando ya hay plataformas enormes que se ocupan de esto. Es casi imposible luchar contra estos gigantes, así que no pierdas tu tiempo en imposibles. Busca productos de los que haya una pequeña demanda, pero no una gran oferta. O, tal vez, que sean completamente únicos. ¿Eres bueno diseñando? Quizás te podría interesar entonces vender tus propios diseños en ropa y accesorios. En cualquier caso, lo que necesitas sí o sí para empezar es una buena idea.

¿Estás preparado para comprometerte?

Te han contado que abrir una tienda online es un negocio seguro, que ganarás dinero fácilmente, que prácticamente no tienes que hacer nada para conseguirlo… y, desafortunadamente, no es del todo cierto. Los resultados no llegarán de un día para otro.

Por ello, necesitas comprometerte. Una vez que decidas dar el salto, tienes que tener en cuenta que, como en cualquier negocio, habrá altibajos. ¿Nuestro consejo? Sigue intentándolo. Y, pase lo que pase, no te rindas. Si tu idea es realmente buena y estás lo suficientemente motivado y comprometido, finalmente conseguirás tus objetivos.

2. Encuentra tu nicho

¿Quién podría estar interesado en tus productos? Esa es la segunda pregunta que debes hacerte antes de abrir tu tienda online. Si previamente decía que no es recomendable intentar vender miles de productos diferentes, tampoco es inteligente intentar acaparar a todos los compradores del mercado.

Erróneamente, creemos que a cuantas más personas nos dirijamos, más ventas conseguiremos, pero esto no es verdad. ¿Conoces el dicho de “quien mucho abarca, poco aprieta”? Pues digamos que podría aplicarse a la perfección aquí. De verdad, cuanto más concreto y pequeño sea el círculo, más fácil será atraer a tus clientes.

Por ello, lo que tienes que hacer es encontrar tu nicho. Encontrar a ese público objetivo que sí esté dispuesto a comprar tus productos. No dudes en salir a la calle e investigar. Pregunta a esos clientes potenciales si estarían dispuestos a comprar tu producto y por qué. Analiza las respuestas y vuelve a casa con una descripción básica de todos ellos. No, no me refiero a si tienen el pelo moreno o rubio (a menos que lo que vayas a vender sea tintes para el pelo, claro), sino que te fijes en su edad, sexo, intereses, etc. Cualquier cosa que te ayude a extraer patrones generales.

Otra buena idea es simplemente imaginar quién podría interesarse por tu producto. ¿Te has parado a pensar en el target elegido por tu competencia? Tal vez sea común al tuyo.

Resumiendo:

  • Investiga en tus círculos cercanos (y no tan cercanos).
  • Fíjate en tu competencia.
  • Ante todo, sé realista con tus limitaciones.

3. Investiga a tus competidores

Y no solamente para elegir tu nicho. Si quieres tener éxito con tu tienda virtual necesitas saber qué está haciendo la competencia. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto tiempo llevan en el mercado?
  • ¿Son una marca reconocida/de prestigio?
  • ¿Qué están haciendo para atraer a la clientela?
  • ¿Cómo se promocionan?
  • ¿Qué apariencia tienen sus sitios web?
  • ¿Qué palabras claves usan para posicionarse?

Quizás no es buena idea competir en un mercado muy asentado o contra una marca con mucho prestigio. O tal vez sí, si tu producto realmente mejora lo ya existente. En cualquier caso, necesitas invertir tiempo y esfuerzo en este paso.

Cuando tomamos la decisión de montar una tienda online, queremos que esté en funcionamiento de inmediato, pero esto es un gran error. Investigar el mercado es aburrido, no vamos a negarlo… pero no es, por ello, menos necesario. Saber qué hacen tus competidores es esencial si quieres tener éxito con tu negocio digital.

Entender lo que están haciendo bien, en qué facetas son más débiles, cómo tu producto podría competir contra ellos… En definitiva, tienes que averiguar qué te hace especial y/o diferente y usarlo a tu favor.

Conocer tanto las fortalezas y debilidades de tu tienda virtual como las de tus competidores te ayudará a alcanzar el éxito. Dedícale tiempo.

4. Elige a tus proveedores

Vale, tu idea es perfecta. Y eso es esencial. Pero ¿te has parado a pensar de dónde vas a sacar tu mercancía? Prometía al inicio de la publicación que montar una tienda online sin inventarios e inversión es posible gracias a un modelo de negocio llamado dropshipping. No necesitas almacenar y mandar los productos de tu tienda por ti mismo, sino que un tercero se encarga de entregar los productos directamente a los consumidores finales. Las ventajas son claras: no tienes que lidiar con los envíos, no tienes que tener inventarios ni tampoco hacer una gran inversión inicial para adquirir productos que no sabes si finalmente se venderán. Pero, aún así, deberías tener en cuenta algunas cosas a la hora elegir tus proveedores de dropshipping:

¿Irán los productos bajo tu marca?

Lo más recomendable sería que tus dropshippers sean marcas blancas que te permitan personalizar las etiquetas, facturas, etc. para que parezca que eres realmente tú el que está detrás de los pedidos. No es cuestión de engañar a los consumidores, sino de permitir que puedan asociar el producto y tu marca más fácilmente. Por ejemplo, si haces diseños de camisetas y en las etiquetas aparece otra marca distinta, esto podría confundir a tu cliente. Si este es tu caso, con Printful no tendrías ningún problema. Nosotros enviamos todo bajo tu marca (ENG).

¿Te dan la opción de pedir productos de muestra?

Uno de las mayores riesgos a los que te enfrentas al trabajar con dropshippers es que no puedes ver el producto que llegará a tu cliente final. No obstante, algunos proveedores te dan la opción de pedir productos de prueba más baratos para que puedas hacerte una idea de lo que les estarás ofreciendo a tus clientes exactamente. Así que aprovéchalo. Puede que signifique invertir un poco de dinero al principio, pero seguro que lo agradecerás a largo plazo.

Tiempos de envío

Con la llegada del comercio electrónico, nos hemos acostumbrado a recibir los productos de inmediato. A los clientes no les gusta esperar para recibir sus pedidos, así que puede ser una buena idea tener en cuenta los tiempos de envío que ofrecen tus proveedores. Por ejemplo, Printful tarda entre 2 y 7 días laborables en enviar los productos. No obstante, el 97,6% se envían en 5. Más de la mitad, en 3 o incluso menos.

Los tiempos de envío dependen de muchos factores: de dónde viene el producto, con qué compañía de envíos se gestiona, etc. Y, obviamente, también tendrá consecuencias en el precio final.

Solo tú puedes decidir cuánto tiempo es razonable esperar y pagar por este servicio. Igual te interesa comprar en China porque será muy barato enviar los productos aunque tarden más de un mes en llegar a tu cliente final. O quizás prefieres conseguirlos en Europa para asegurarte de no tener problemas con aranceles o retenciones en aduanas. A veces, los envíos internacionales (por ejemplo, entre China Y EEUU o EEUU y Europa) pueden ser retenidos en la frontera y no serán liberados hasta pagar una tasa aduanera extra.

En todo caso, yo te recomendaría que te informes bien de las condiciones y sopeses las ventajas y desventajas de cada proveedor. Y, sobre todo, informa de tu política de envío y devoluciones a tus clientes. No saber cuándo llegará un pedido es incluso peor que saber que tienes que esperar un mes para conseguirlo. Y no permitas retrasos. Tus clientes no te lo perdonarán. Si tienes miedo de que tu proveedor pueda incumplir los plazos, añade unos cuantos días de margen en tu política de envío. Recibir tus pedidos antes de lo previsto, siempre es una grata sorpresa. ¿Más tarde? Una agonía.

¿Se pueden incluir diseños personalizables?

Antes hablábamos de la necesidad de diferenciarse respecto a los competidores. ¿Por qué debería un cliente adquirir tu producto si hay cientos de tiendas virtuales que venden exactamente lo mismo? Personalizarlos podría ser lo que necesitas para aumentar tus ventas. Las personas queremos demostrar que somos únicos y, aunque nos encanta seguir las modas, también buscamos cosas con las que destacar. Tal vez una sudadera personalizada o una mochila bordada con un diseño único es lo que le hace falta a tu negocio online.

Además, tendemos a estar dispuestos a pagar un poco más por aquello que sabemos que es único o limitado.

5. Crea tu tienda online

Tienes tus productos, tus proveedores, un público objetivo y has investigado a tu competencia. El siguiente paso es, entonces, ¡montar tu tienda virtual gratuita!

  • No tendrás que pagar por un local, ni por sus gastos, ni por el personal.
  • Puedes aún complementar tu tienda virtual con una física.
  • Puedes beneficiarte de muchas plataformas de comercio electrónico ya existentes: Shopify, WooCommerce, Amazon, Etsy, etc. Podrás montar tu negocio virtual sin inventarios en unos pocos minutos.

Pero no te olvides de que no todo es de color de rosa:

  • Aún tendrás que hacerte cargo de algunos gastos: compra de dominio, desarrollo de la web…
  • Si decides usar una plataforma de ecommerce, debes saber que a veces cobran gastos de suscripción y comisiones por cada transacción.
  • Puede que una tienda sea fácil de crear, pero hay que trabajar en su mantenimiento: actualizar los productos, optimización del SEO, etc.

Si estás pensando en vender tu ropa personalizada online, puede que no necesites crear una tienda online, ¿por qué no le echas un vistazo a esta publicación y decides por ti mismo?

6. Promoción, promoción y PROMOCIÓN

Sería una pena que siguieras a rajatabla todos los pasos anteriores y que, aún así, no lograses hacer ventas simplemente por el hecho de que tus clientes potenciales no saben de tu existencia. Por ello, es esencial invertir tiempo y esfuerzo en la promoción y márketing de tu tienda virtual.

No importa si vendes camisetas personalizadas o bonsáis. Siempre necesitarás darte a conocer. Lo mejor de todo es que no tienes que gastarte una millonada en anuncios de FB. Hay maneras muy creativas de conseguir que tu tienda online sea todo éxito. Y por muy poco dinero.

Ofertar envío gratuito, regalar cupones de descuentos, hacer promociones periódicamente… podría ser de gran ayuda. Y no te olvides de que los mejores clientes son siempre los que puedes mantener en el tiempo. A veces nos obsesionamos con ganar nueva clientela y descuidamos a la que ya tenemos. Esto es un error garrafal. Los clientes que ya conocen tu marca están más predispuestos a comprar en ella. Ya se arriesgaron una vez, así que muy mal lo tienes que hacer para que no se animen a repetir.

Descubre más consejos sobre cómo promocionar tu tienda online con un mínimo presupuesto

Además de hacer márketing online, busca clientes en tu círculo cercano. No te estoy pidiendo que presiones a tu familia para que compre todo tu inventario… pero sí que les cuentes a tus amigos, familiares y compañeros de trabajo que has montado un negocio en internet y que quizá pueda interesarles lo que vendes. Además, ellos tendrán más confianza para decirte lo que has hecho bien y lo que no y esos comentarios constructivos pueden ahorrarte a la larga más de un problema.

En cualquier caso, el boca a boca (ENG) siempre ha funcionado genial para promocionarse. Y daño tampoco te va a hacer. Todo lo contrario. Empezar por un círculo conocido de personas podría ayudarte a conseguir las primeras ventas. A darte ese empujoncito que tanto necesitas. Y nunca sabes quién te puede llegar a recomendar y, quizás, finalmente clientes ajenos te conozcan y se animen a darte una oportunidad.

…¡Y ya está! Ahora solo necesitas ponerlos en práctica:

  1. Elige qué vas a vender.
  2. Encuentra tu nicho.
  3. Investiga a tus competidores.
  4. Elige a tus proveedores.
  5. Crea tu tienda online.
  6. Y promociónala.

Esos son todos los consejos que te servirán para abrir tu tienda online sin inventarios y con muy poco dinero.

¿Tienes alguna pregunta o sugerencia? ¡No dudes en dejarnos un comentario! Y si te animas a montar tu tienda online, descubre cómo Printful puede ayudarte (ENG).

 

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a las novedades

Consigue prácticos consejos sobre drop shipping en tu correo

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento. Para más información, consulta nuestra Política de privacidad (ENG).

Deja un comentario

No publicaremos tu dirección de correo



Regresar a todos los artículos

¿Listo para probar Printful?

Conéctate a una plataforma de comercio electrónico o realiza un pedido

Comienza ya